Mi 2015 en libros

En mi empeño por revivir este blog de lecturas y postear más a menudo he aceptado el reto de una amiga que me ha propuesto hacer balance del año que hoy termina a través de los libros que he leído. He dejado tres fuera porque los tengo a medias, leo de forma rara (creo que hay un momento para cada libro). Ahí va, he sido muy subjetiva y he intentado ser breve, espero no hacerme muy pesada.

DSC01014.JPG

Empecé el año con mi autor menorquín preferido, Ponç Pons y su El rastre blau de les formigues por recomendación de Marta, la súper librera de VaDLlibres en Ciutadella de Menorca. Son los pensamientos y reflexiones de un poeta en búsqueda de sentido a eso tan extraño llamado vida, perfectamente sazonado con el gran amor que siente el autor por la Literatura y los escritores que más le han marcado. Me salvó de una Navidad rara y algo triste. Gracias a Ponç por escribirlo y a Marta por hacérmelo llegar.

Caitlin Moran y su How To Be a Woman me abrió las puertas de par en par a la última ola feminista. Realmente se puede tomar como un manual de instrucciones, ya que tiene todos los pasos o fases por los que puede pasar una mujer en la actualidad, también en la búsqueda de respuestas de su rol en la sociedad. Muy divertido, lúcido y acertado en sus planteamientos.

Penelope Fitzgerald y su The Bookshop, comprado en Oxford en compañía de mis amigos Alvin y Trista. Un entretenimiento interesante, no demasiado complejo sobre los que intentan algo nuevo a pesar de, aparentemente, tener todo en su contra. Una de mis citas de motivación preferidas “El coraje no sirve de nada si no se pone a prueba” salió inesperadamente de este Caitlin_Moran,_How_to_be_a_Woman_Cover.jpglibro. Cincelar las emociones propias y las reacciones de los demás para sobrevivir. Sin final feliz, muy necesario.

The Art of Asking de Amanda Palmer. No soy muy partidaria de comprar libros escritos por celebridades pero Amanda Palmer es diferente. Ha cambiado la concepción del mundo musical y su industria. Se ha mostrado vulnerable públicamente y es increíblemente creativa. Tanto que hace poco ha creado un humano con el igualmente genial Neil Gaiman. El libro tiene mucha historia personal (demasiada para mi gusto) pero también incluye propuestas interesantísimas para animar a los artistas del futuro con un mensaje claro: sed valientes, trabajad juntos con vuestro púlico.

con gonzalo

El patio inglés de Gonzalo Garrido. Mi historia con Gonzalo es especial. Empecé mi labor como lectora editorial hace años con un manuscrito que me mandó el autor buscando tender puentes con el mundo editorial.

 

SONY DSC

 

Ahora Gonzalo es un autor de renombre y aquel manuscrito se ha convertido en una preciosa novela de corte intimista que hurga en las relaciones entre padre e hijo con problemas de entendimiento. Explora diferencias generacionales, históricas e ideológicas con mucho aplomo y acierto. Muy recomendable. Gracias por contar conmigo, Gonzalo.

 

Descubrí The Storied Life of A. J. Fikry de Gabrielle Zevin de casualidad. Estaba esperado a que abriera mi tetería preferida en Dornbirn y entré en esta librería para hacer tiempo. Me llevé esta joyita embelesada tras leer la contraportada. Tiene  la trama perfecta: Un bebé abandonado en una librería en una isla y con un librero gruñón pero de gran corazón. A pesar de los tópicos, tiene giros inesperados (como era de esperar) e interesantes reflexiones sobre el futuro del libro. No os lo perdáis.

Mi amiga Zara me retó a leer la saga que ella estaba releyendo: “A Series of Unfortunate Events by Lemony Snicket” y otra crack de la Literatura, Auba, me comentó que también había leído estos libros. No necesité más. Me lancé a por ellos y gracias a la librería Bücherwurm en Lustenau encontré y devoré los dos primeros: The Bad Beginning y The Reptile Room. Quien viva en el extranjero y diga que encontrar libros es imposible es porque no se ha puesto en serio a buscarlos. ditto

Qué fácil y cómodo es hacer un par de clicks y recibir libros en casa, ¿no? Pero mejor aún es entrar en una librería (sea donde sea en el mundo) entablar conversación con quien se dedica a vender estos tesoros, y juntos, encontrar ese libro que estás buscando. Relación humana y apoyo a las librerías independientes locales, ¿qué más queréis? Como dijo Diógenes: “Compre usted sus libros donde encuentre a otras personas.”

¿Y los libros juveniles que mencionas? GENIALES. Estoy en contra de las lecturas obligatorias pero libros que contienen la frase “sacó la idea de un libro de piratas finlandesas” debería estar en todas las aulas. Me quedé en el tercer volumen, a ver si en 2016 termino la saga. Gracias, Zara.

Mi padre menorqmaite.jpguín es una fuente inagotable de autores de la isla. Me recomendó La mort de l’ànima de Maite Salord y acertó de lleno. Intrigas familiares, recuerdos de una infancia perdida y el regreso a un oscuro secreto que nadie quiere ver pero que cuelga, inerte, a la vista de todos. Maite es una maestra de la psique humana. Leedlo y lo entenderéis.

More Weird Things Customers Say in Bookshops de Jen Campbell. Sinceramente, compré este libro porque sigo a Jen en Instagram y me encantan sus fotos de libros y tazas de té. Conocí lo surrealista que puede llegar a ser trabajar en una librería y en un post antiguo compartí algunas anécdotas. En este libro se incluyen unas cuantas, pero me temo que me decepcionó bastante, quizás el primer volumen es mejor.

El color del té de Hannah Tunnicliffe: el típico libro de aeropuerto. Lo compras pensando que te hará pasar un buen rato y luego seguirás con tu vida y así fue. Una mujera florero con madre bipolar convertida a pastelera en la China. Un té.jpgChocolat con macarons y maridos ausentes que luego reflexionan y son lo que han sido siempre, oh, el amor de su vida. Con todo el respeto del mundo por la autora, mono y cuco pero no pasa de ahí. De vez en cuando una lectura ligera va bien.

La ridícula idea de no volver a verte de Rosa Montero, ya he hablado de este libro aquí. Un sostén imprescindible en el verano que mi abuelo se fue. MUY recomendable.

Black Milk de Elif Shafak. En verano pasé 10 hermosos días en Turquía, cerca de la frontera que fue bombardeada pero lejos de la tragedia. Los viajeros Sarah y Erdem me animaron a vivir aventuras y Sezer y Hasan me llenaron de amor y comida. Unos días antes, en Istambul, en compañía del hiperactivo Ed, descubrí la librería Robinson Crusoe 389.

truq.jpg

Por recomendación del librero de la Crusoe me llevé este magnífico ensayo sobre la depresión en madres primerizas y la multiplicidad dentro de nosotros mismos. Uno de los mejores libros que he leído este año. Imprescindible para quien quiere enfocar su carrera profesional en el ámbito creativo, ya sea escribiendo o dando a luz. Más de la fuerza de la naturaleza que es Shafak aquí.

En una visita fugaz a mi isla visité a la sabia y veterana librera Roser en Sa Llibreria Pau y me llevé, entre otros, Enllà de la mar de Esperança Camps. Me empeñé en leer autorAs menorquinAs y me llevé una pequeña decepción. No me entendáis mal, esta novela es preciosa. Trata de la lucha de una mujer con cáncer de mama y todas sus vicisitudes para superarlo totalmente SOLA, valiente, aunque algo arrogante. El libro está repleto de recuerdos de infancia que me han hecho sonreír, por ser compartidos, por reconocer calles y nombres y sensaciones. Tengo que leer algo más de esta autora.

Ya sabéis lo que me gustó Nora Webster de Colm Tóibín, lo dije antes. Y lo repito, una especie de Ulises algo más moderno y con dosis tan altas de intimidad que asusta, muy muy recomendable. (Actualización: Parece ser que Lumen sacará este año la traducción al castellano).

Leo mucho, pero no lo suficiente y The Virgin Suicides de Jeffrey Eugenides era un clásico que tenía pendiente desde hace demasiado tiempo. Sé que es uno de los libros preferidos de Espido Freire.virg.jpgAl terminar de leerlo entendí porqué. La adolescencia idealizada, la pureza de sentimientos, la delicadeza de lo intocable y lo frágil de lo prohibido. Leedlo y entrad en la niebla de las hermanas Lisbon.

The Opposite of Loneliness de Marina Keegan. Mi amiga editora Marta me habló de este libro hace mucho tiempo. Si no recuerdo mal le pasó algo parecido a mí. Se dijeron cosas maravillosas de la autora, una desafortunada joven, que tras graduarse en Yale falleció en un accidente de tráfico. Las críticas no iban desencaminadas, Keegan se luce de forma increíble en en el ensayo que abre este libro, y en la primera historia palpas la verdadera magnitud de la tragedia de la muerte de la autora, ¡prometía tanto…! Pero es que se quedó ahí, la pobre, en promesa. Claro que escribe bien y que dió en el clavo describiendo la vida universitaria llena de posibilidades. Pero le faltaba camino por recorrer. Me temo que su drama personal ha impulsado (forzado) una autora a la que le faltaba algo de barbecho.

A veces llego demasiado temprano a Bregenz y paso esos minutos antes de ir a trabajar en una librería preciosa. El problema es que cada vez salgo con un libro bajo el brazo y mi cuenta corriente no llega nunca a compensar los gastos, què hi farem. En uno de estos arrebatos encontré My Salinger Year de Joanna Rakoff. La portada es feísima, pero el libro es precioso. La saliprotagonista pasa un año en la agencia literaria que representa al gran Salinger y durante ese año, como buena Bildungsroman, la prota crece, aprende mucho de su exigente jefa, se cartea con fans de Salinger y habla con él por teléfono, descubre alguna que otra autora interesante al público y se da cuenta de que su novio es un imbécil sin talento (menos mal). Al final sabe lo que realmente quiere, bien por ti, Joanna! Ea chicas, a leerlo 😉

Este 2015 ha sido un año de viajes, uno de ellos a Londres, como acompañante de mi campeón de karate favorito. Nos alojamos en el Sandman SigDSC00689.JPGnature. Qué mejor momento para empezar la saga de “Sandman” de Neil Gaiman con Preludes and Nocturnes. Me reconcilió con la novela gráfica, me (re)descubrió el humor negro de Gaiman, su inagotable talento para fundir actualidad con mitología y crear nuevos significados, making good art. Bonus track: Las sublimes ilustraciones de Sam Kieth, Mike Dringenberg y  Malcolm Jones III. Más Sandman el próximo año SEGURO.

Por mis 29 recibí otra joya de Ponç Pons de manos de mi padre, el Dillatari. Buena y feliz Literatura con los tres elementos que creo esenciales para un Libro en mayúsculas: 1. Está escrito de forma bella; 2. Te toca el alma y te hace sentir; 3. Te enlaza con otros autores, te abre más puertas, te anima a descubrir. Gràcies, Ponç, un cop més, per salvar-me de la tristesa.

Muy amante de lo común, mi madre me hizo llegar esta traducción magnífica de Albert Nolla de “El conte de Nadal de l’Auggie Wren” de Paul Auster que distribuía la Xarxa de Biblioteques de Barcelona. No hay ni nieve ni regalos ni Reyes Magos. Pero tiene mucho de empatía, la intriga que se te queda en el cuerpo después de escuchar una historia y no saber si es real o no. Te engancha, te devuelve a lo importante de estas fechas,  y te hace sonreír.

En el post anterior hablé de libros sobre la pérdida y la muerte. También esto pasará de Milena Busquets es el último que he leído. Milena es la hija de Esther Tusquets, conoce bien los ingredientes de un bestseller y escribe bien, en ese orden. Me gustó el aire fresco que aporta la novela (bastante autobiográfica) al tema de la pérdida de un ser querido. Mezclar el placer terrenal del sexo y la milenaaparente dispersión de la protagonista con la muerte es original y acertado. Ponerlo en boca de una mujer es muy inteligente, por mucha rabia que me dé que todavía se considere progre que una mujer hable libremente de sexo y tenga la vida que quiera tener. Os lo recomiendo. Porque en la vida real, como en las novelas, la verdad no existe, solo hay puntos de vista.

Todos vemos cosas distintas. todos vemos siempre lo mismo, y lo que vemos nos define absolutamente. Y amamos instintivamente a los que ven lo mismo que nosotros, y les reconocemos al instante. Coloca a un hombre en medio de una calle y pregúntale: <<¿Qué ves?>> Y en su respuesta estará todo, como en un cuento de hadas.” (P 48)

bard

Para terminar el año de forma cíclica me regalé y saboreé lentamente el último de Ponç Pons, Camp de Bard, ganador del Premi Miquel de Palol 2015. Poesía isleña para luchar contra la distancia y l’enyor:

Cada poema

-a door into the dark-

també és una illa.”

(p 77)

SONY DSC

Sartre haciendo de las suyas

Poesía, ensayo, cuentos, novela gráfica, ficción para jóvenes y adultos en catalán, inglés y castellano. Siguiente objetivo: Teatro. Parece ser que Ponç prepara una obra y también me han recomendado a Sartre como dramaturgo, ¿qué os parece? ¡Compartid lecturas! Estoy abierta a vuestras recomendaciones.

 

 

¡Feliz 2016 y buenas lecturas!

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Mi 2015 en libros

  1. Auba dijo:

    M’ha encantat. Que bé que escrius, polida!!

  2. José Luis dijo:

    Enhorabona Alba!,
    Molt bona apología de la lectura, en qualitat i varietat.
    El que no llegeix és perquè no vol i, a més, no sap el que es perd, un món de emocions, sensacions i vivències que compartir.
    Besades.

    • albawien dijo:

      Gràcies! Tens tota sa raò, ja ho va dir en George R R Martin: “Un lector vive mil vidas antes de morir. Aquel que nunca lee vive solo una.” 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s